viernes, 5 de febrero de 2010

LOS MUEBLES EN LA CASA ROMANA


Los aposentos de la casa romana no estaban cargados de muebles como los nuestros. Para conservar objetos y tejidos, más aún que los muebles como armaria, capsae, cistae, scrinia, etc., servían aposentos habilitados para este fin.

Los muebles en general se llamaban supellex. Entre ellos se distinguen:

- Instrumentum: Eran instrumentum las vela Cilicia, esto es, ciertos revestimientos que se ponían en los techos para reparo de la intemperie; las reservas de tejas y vigas para reparaciones urgentes; el pequeño parque destinado a extinguir los incendios, de los cuales la casa de un prudente paterfamilias debía estar provista.

- Camas: Existían varios tipos de cama, la cama para dormir, las que servían de sofá, las de estudio, el triclinio, que servía para comer echado. Era más alta que la nuestra, se subía por medio de una escalera. El cuerpo del lecho consistía en un bastidor de madera sostenido por cuatro pies, sobre este bastidor se apoyaban un respaldo de madera en el lado de la pared y un soporte para la cabeza. La cama de los pobres no tenía ninguna de estas dos últimas cosas.

- Asientos: Había tres tipos de asientos comunes: el taburete, una simple mesita sostenida por cuatro pies, la sella, con brazos pero sin respaldo, y la cathedra, con un respaldo largo y arqueado. Esta última es el asiento propio de las mujeres, pero excepcionalmente se sirven de ella los hombres en las alcobas y en las salas de recibir.

- Mesas: Eran diversos su uso, su forma, su valor. Respecto al uso hay que distinguir las mesas que servían para exponer la vajilla durante el banquete, y las que se ponían junto al lecho triclinar, para que los comensales pudieran dejar en ellas las vasijas y tomar los manjares. Había mesas con uno, tres y cuatro pies.

- Armarios y cajas de caudales: Había dos tipos de armarios, los pesados, apoyados en el suelo, como los nuestros. Había otro tipo, más pequeños pegados a la pared; de este tipo se supone que fueron los que se ponían en las alae, y en los cuales se conservaban las imagines de los antepasados. Todos estaban construidos de madera que pudieran ser cerrados con llave y sellados. Los objetos de valor y documentos importantes se conservaban en una caja de caudales baja, pesada y adornada de tachones y relieves de bronce.

- Lámparas: Había tres procedimientos de iluminación: antorchas, candelas y lámparas de aceite. Las antorchas se encendían sólo en circunstancias especiales, eran llevadas por un esclavo, o introducidas en candelabros propios para ello. La iluminación doméstica se proveía con candelas y lámparas de aceite, eran las más usadas. Además de las lámparas de mano, las había suspendidas con cadenillas que terminaban en un gancho. Para ponerlas sobre la mesa utilizaban un pequeño trípode bajo.

Además de los muebles existían objetos importantes:

- Espejo: Era un objeto personal y femenino. Además del espejo de mano estaban los espejos de pared. Son pequeños y manuales, no eran de cristal, sino de metal.

- Reloj: La hora de la que se servían en la práctica los romanos no era la equinoccial. El día de luz se dividía en doce horas iguales, pero en verano eran más largas que en invierno. La hora sexta era el mediodía. Había dos tipos: de sol (solarium), y de agua (clepsydra). Solo se podía conocer la hora de manera aproximada.

Bibliografía:

Libro: Vida en la Roma antigua.
Fotografía:

Webs sobre muebles romanos:



1 comentarios:

Fernandaaa dijo...

Me ayudas mucho con esta información.
Gracias.

Publicar un comentario en la entrada